“Equipos de última generación elevarán notablemente la calidad de vida de los usuarios”

Jessica Gonzales Vildoso, directora ejecutiva de la AATE, destaca la adquisición de dos modernas tuneladoras

Acaban de llegar al puerto del Callao los componentes de la segunda tuneladora de la Línea del 2 del Metro de Lima y fueron transportados al Patio Taller ubicado en Santa Anita. Para hablar de los beneficios tecnológicos de estos equipos y el impacto social que traerá consigo, VIAJERO dialogó con Jessica Gonzales Vildoso, directora ejecutiva de la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE).

¿Por qué es importante la adquisición de estos equipos?

Lo relevante de la adquisición de estos modernos equipos se respalda primero la posibilidad de realizar la obra con una tecnología de punta que nada tiene que envidiar al desarrollo de megaproyectos similares a nivel mundial. Estas dos tuneladoras construidas en Alemania, van a excavar el túnel de manera eficiente, según lo establecido dentro del proyecto. Por otro lado, va a generar puestos de trabajo importantes para la población. Habrá  profesionales expertos que vendrán Alemania para formar a la mano de obra local y en conjunto se trabajará en cada uno de los frentes.

¿Cómo son los equipos?

Estos equipos son como fabricas andantes por debajo de la tierra, equivalen a un edificio de tres pisos y un largo de 150m. En cada equipo trabajarán 150 personas; se dará trabajo a mano de obra especializada o que se especialice en este sector. Esto nos va a permitir un avance tecnológico en la enseñanza a los  alumnos de distintas universidades, quienes verán de cerca las bondades de los equipos y el método de implementación en el desarrollo de túneles subterráneos.

¿Cómo fue la entrega de las tuneladoras?

Este megaproyecto es la obra líder del sector Transportes y bajo esa premisa participar de la prueba y recepción de ambos equipos fue un trabajo de interés global. Para la primera recepción, en diciembre pasado, participó una comitiva del Estado, un equipo del ente supervisor y del concesionario. En la segunda entrega, a fines de enero, participamos nosotros en representación del gobierno, para la prueba del equipo y la recepción del mismo.

¿En qué condiciones se realiza el proyecto?

Esta obra está en el marco de una asociación público privada. Trabajamos de manera coordinada el concedente (Estado peruano) y el concesionario (Sociedad Concesionaria Metro de Lima Línea 2). Por ello representantes de ambas partes fuimos a la fábrica y realizamos las pruebas de manera conjunta, para verificar que los equipos funcionen de manera adecuada y los recibimos por parte del proveedor.

¿En qué etapa se encuentra el proyecto?

La obra de la línea 2 empezó en diciembre de 2014. Se está realizando el desarrollo de los pozos; es la etapa que va de Ate a Santa Anita, y estamos empezando a excavar el túnel que va a unir esos pozos. En las próximas semanas empezamos con las estaciones. Estas tuneladoras sirven para una segunda etapa. Vamos a trabajar en dos frentes en paralelo, un equipo va a entrar en el pozo de la estación San Juan de Dios (San Luis) y el otro va a entrar en el pozo de la estación Insurgentes (Carmen de la Legua, Callao).

¿Cómo nos sitúa esta obra en el escenario regional?

El hecho de contar con estos equipos para una obra de la magnitud que estamos trabajando, nos pone en vanguardia respecto a las distintas experiencias en la región, sin embargo sabemos que los metros subterráneos de países como Chile o Ecuador trabajan con sus respectivas tuneladoras. Lo importante es destacar que los equipos que hemos adquirido están hechos a la medida.

¿Cuántos usuarios se trasladarán a diario?

Se espera que en un primer momento el sistema traslade no menos de 600 mil personas a diario, para que en un segundo momento pueda llegar hasta un millón de personas por día, por eso estamos seguros que el beneficio social que vamos a tener respecto al traslado masivo de los usuarios va ser importante. Y además, no sólo trasladar tal volumen de usuarios, sino que vamos a permitir acortar los tiempos. La idea es cubrir la ruta que hoy nos toma dos horas y media en sólo 45 minutos.

Todo ello nos va ayudar a generar un mejor nivel de vida para los usuarios, destacando además los beneficios de un sistema eléctrico y subterráneo en términos de menor contaminación ambiental, en términos de conocimiento incluso, porque vamos a trabajar sobre esta experiencia de desarrollo, crecimiento y descongestión de la misma área. Menos vehículos dando vueltas y menor cantidad de accidentes.

35 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *