Advierten peligros de enfermedades en el transporte público de pasajeros

Sobre todo en temporada de invierno

Una especialista del Instituto Nacional de Salud (INS) manifiesta que en época de invierno los usuarios del transporte público corren el peligro de contraer diversas enfermedades, y al mismo tiempo nos orienta respecto a la forma en que se pueden evitar.

“Las bacterias, microorganismos o gases tóxicos que tienen presencia en los vehículos de transporte público, al concentrarse en el piso, los asientos, pasamanos y en todo aquello que entre en contacto con la gente, representan un riesgo para la salud pública”, señala la experta en salud ambiental del INS, María del Carmen Gastañaga Ruiz.

La especialista indica que el usuario podría contraer gripe, resfrío, influenza, alergias, dermatitis y conjuntivitis, inclusive TBC multidrogorresistente. Frente a ello recomienda a los transportistas mantener limpios sus vehículos, haciendo uso permanente de desinfectantes. Gastañaga añade que el peligro se acrecienta en época de invierno, a raíz de la falta de higiene de algunos pasajeros, quienes se bañan menos, no se lavan las manos y prefieren cerrar las ventanas de los vehículos.

Transmisión

La experta precisa que las enfermedades se transmiten a través de las manos, por los objetos que se colocan en el piso (carteras, maletines, mochilas, bolsas) y por inhalación de gases, como el monóxido de carbono u olores fuertes que pueden producir náuseas y vómitos.  Añade que los estornudos en un ambiente cerrado podrían ser fatales, si lo hace alguien que sufre de TBC, o peor aún, si es multidrogorresistente.

La experta refirió que la pediculosis es otra enfermedad que puede afectar a los pasajeros, a causa de los piojos que infectan el cuero cabelludo. Los piojos se trasladan mediante los asientos; si el pasajero tiene cabello largo, puede subir hacia la cabeza.

Recomendaciones 

María del Carmen Gastañaga recomienda abrir ventanas y evitar que se concentren los microorganismos y los gases, precisando que los más perjudicados son los niños y adultos mayores. Recordó que el piso es otra fuente de contaminación, ya que el pasajero traslada en su calzado todo tipo de bacterias y ahí las deposita. “Esos microorganismos se llevan a casa mediante las maletas o mochilas que se colocan en el piso del vehículo, e inclusive esas mochilas muchas veces terminan en la cama de los chicos”, advierte la experta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *