HUÁNUCO

LOS “NEGRITOS DE HUÁNUCO”

Lleva trece años danzando al ritmo de los ´Negritos de Huánuco´ y el pasado 13 de agosto derrochó vitalidad y destreza sobre las calles de Huánuco que celebró su 477 aniversario. Antonio Torres es huanuqueño de pura cepa y aprendió este ritmo en las aulas del Colegio Leoncio Prado y desde entonces no ha dejado pasar un aniversario demostrando su destreza en calles y parques.

La danza de los ´Negritos de Huánuco´ representa diversos pasajes de la vida de los esclavos negros, desde que llegaron a la tierra de la eterna primavera en el siglo XVI pasando por la Colonia hasta su liberación. Algunos historiadores cuentan que los ´Negritos de Huánuco´ danzaron por primera vez una navidad en agradecimiento al niño Jesús por su liberación. Es por eso, dice Esteban Pavletich historiador huanuqueño, que también se baila entre el 24 de diciembre y el 6 de enero de cada año. La danza de los negritos tuvo su origen en los galpones de los esclavos. Se extendió por las calles cuando llegó de Huancayo la noticia de la liberación de los negros.

GASTRONOMÍA

No hay casa, restaurante ni feria que no exhiba en su mesa el exquisito Picante de Cuy, el Locro de Gallina y por supuesto la apetitosa Pachamanca. En este nuevo aniversario huanuqueños, turistas nacionales y extranjeros degustaron de estos platos típicos que estarán presentes en la Feria Internacional de Mistura a realizarse del 2 al 11 de Setiembre en la Playa de Magdalena.

EL ENCANTO DE CALICANTO

Su arquitectura llama la atención de un grupo de turistas que llegó hasta Huánuco en bicicleta. Se trata de George, Marck y Steven, norteamericanos que llevan varios meses recorriendo el mundo sobre sus montañeras y la tarde el 15 de agosto, fecha central del aniversario de Huánuco, se detuvieron para apreciar el Puente Calicanto. Una agraciada anfitriona de la Municipalidad Provincial le entrega un folleto y en perfecto inglés les dice que el puente está construido de piedras con mezcla de cal, arena y claras de huevo. Tiene una extensión de 60 metros y se levanta sobre el majestuoso río Huallaga. Los ciclistas ´gringos´ no lo pueden creer, preguntan a Melissa la anfitriona, acerca de esa extraña mezcla de huevo y arena y la joven con una sonrisa amigable les responde que fueron Santos Benedetti, Santos Lázaro y Victorio Albertini los que se encargaron de su construcción en 1879. Ellos utilizaron esta mezcla y hasta hoy sigue en pie a pesar de los años y las turbulentas aguas del Huallaga que golpean con más fuerza su estructura en época de lluvias.

IGLESIA DE SAN SEBASTIAN

Unos metros más abajo la imponente Iglesia de San Sebastián llama la atención de los turistas. Este templo, construido al estilo románico, tiene dos torres a los costados cada una con una cúpula y nave central en forma de cañón en la que se encuentra la hermosa imagen de San Sebastián. Su diseño arquitectónico ofrece a los visitantes un panorama agradable y lugar adecuado para la fotografía.

KOTOSH

EL TEMPLO DE LAS MANOS CRUZADAS

Melissa aprovecha para informar a George, Marck y Steven, que Huánuco cuenta con los restos arqueológicos más antiguos de América. Se trata de Kotosh, el Templo de las Manos Cruzadas que tiene una antigüedad de aproximadamente 4000 años. Javier Pulgar Vidal, fue el primer estudiante en investigarlo en 1934; un año después el reconocido arqueólogo peruano Julio Cesar Tello encontraría una cantidad notable de fragmentos de cerámicas policromas (de varios colores) perfectamente pulidas, además de estos óseos de humanos y animales. Este descubrimiento llevaría a Tello a considerar a Kotosh como “el área cultural más importante de los Andes Orientales”.

Los visitantes norteamericanos deciden pasar la noche en Huánuco para visitar al día siguiente Kotosh, el Templo de las Manos Cruzadas. Un buen plato de chicharrones con tamalitos verdes y pan de Huánuco fue el desayuno de los turistas que les sirvieron en un céntrico hotel de la Plaza de Armas. Montaron sus bicicletas y se dirigieron hasta Kotosh. Ya en el lugar escucharon con atención la información histórica. Cuenta que en 1958 una expedición japonesa auspiciada por una reconocida universidad de Tokio, inició las excavaciones en la huaca. Los resultados demostraron que el complejo arqueológico de Kotosh era más antiguo que la cultura Chavín. Gracias a las excavaciones encontraron las famosas Manos Cruzadas. estas misteriosas esculturas en barro han causado polémica entre arqueólogos e investigadores acerca de su significado. Algunos sostienen que representa la dualidad.

El Templo de las Manos Cruzadas pertenece al periodo Tradición Mito (2000 a.C – 1500 a. C), la más antigua de Kotosh.

Es hora de partir y los tres turistas se van maravillados con la historia que acaban de escuchar y conocer en carne propia.

——————

Fuente: youtube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *