Trasladando nuestra historia en los buses de transporte urbano

No todos los días le sucede a un viajero de transporte urbano, que cuando el bus circula por la Av. Salaverry se entera de que Felipe Santiago Salaverry del Solar pudo ser un extraordinario presidente (lo fue solo un año). Y que fue fusilado por el general Andrés Santa Cruz el 18 de febrero de 1836 en Arequipa. Salaverry, quien a los 29 años fue el presidente más joven del Perú, y a los 12 años se había presentado en el cuartel Huaura para enrolarse en el ejército en plena campaña libertaria, dio una ley que nunca se repitió, es decir, fusilar a los corruptos.

Esta noble tarea se da gracias al docente y difusor cultural Gabriel Rivadeneira (42). “Desde hace dos años mi trabajo es moverme por todo Lima, estar entre 5 y 10 minutos en un bus y contar la historia del Perú, tomando como ejemplo las calles, y lo hacemos apoyados en material fotográfico”, señala Rivadeneira.

“Por ejemplo, el pasajero se entera por qué el presidente Leguía le puso Salaverry a esta avenida, cuando debía llamarse Manuel Ignacio de Vivanco, pues ahí se ubicaba el fundo ‘Mata lechuzas’, de su propiedad. Pero como sabemos, Vivanco nos lleva a la guerra con España por haber hecho que el presidente Pezet firmara el tratado Vivanco Pareja. Y Augusto B. Leguía, sabiendo esta historia, decide rendirle homenaje a un patriota como Salavdsc_2348erry”.

Colectivo

“Estamos agrupados en el colectivo Javier Prado. Nos acompañan en la investigación profesores. Somos siete docentes, incluyendo a mi esposa, que es profesora de literatura. El trabajo es complicado, porque ben el bus hay gente con diferentes emociones, de repente ha muerto algún familiar, han perdido el trabajo o simplemente no quieren saber nada.

Nuestro objetivo es generar memoria histórica, ya que se ha perdido ese patrimonio y sobre él se construyen centros comerciales, viviendas. No estamos en contra del progreso, pero Lima no puede ser una ciudad progresista, debe seguir con su tradición, a menos que no haya más alternativa y darle vivienda a la gente”, indica el docente.

Y añade: “Nuestro itinerario es desde San Juan de Lurigancho hasta Chorrillos, pasando por el Rímac, Barrios Altos, el centro de Lima, La Victoria, Breña, Jesús María, Magdalena, Miraflores, Barranco y Chorrillos. Nos falta el Callao, porque las unidades que van allá llegan vacías o son coaster, a las que no subimos por un tema de comodidad.

Durante el gobierno anterior pretendimos que el Ministerio de Cultura se comunique con el MTC para que los domingos se destine algunas unidades y que podamos contar

gratuitamente a los niños -junto a sus padres- la historia del Perú. Pero no hemos obtenido respuesta y esperamos que el gobierno actual lo haga”.

Proyecto interesante

“Tenemos casi terminado nuestro libro, que se llama Guía histórica de las calles de Lima. Hay una propuesta nuestra para popularizar los libros. Todas las editoriales (con toda razón) quieren ganar dinero, pero no hay que desligarse del propósito social. Queremos que los libros se hagan en papel simple y que tengan un precio asequible. En los buses nos hemos encontrado con familiares de Andrés Avelino Cáceres, quienes nos dieron datos que no conocíamos del héroe. Asimismo, con descendientes de Miguel Iglesias, Nicolás de Piérola o Alfredo Salazar, quien se inmoló en Miraflores para no chocar su aeroplano contra las casonas e incendiarlas.

Nosotros reclamamos un espacio similar al que tienen los ‘realities’ en la T.V. Los peruanos leemos, y mucho. Si hay muchos periódicos, libros y revistas, es porque la gente lee. El problema es que el material de lectura es muy caro y los textos no están al alcance de las personas o, lo que es peor, no hay espacios de difusión”, concluye Gabriel Rivadeneira.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *