EL DRAMA DE UN PUEBLO DESAPARECIDO POR LOS RELAVES MINEROS

Colectivo “Los sin tierra” de Atacocha reclama un espacio para conservar identidad

Más de veinte mil personas están viviendo en la actualidad un drama que, sin duda, dejará un estigma imborrable en sus vidas, al ver arrancada la posibilidad de desarrollarse como seres humanos y perder todo vestigio de una vida bien lograda en las entrañas del pueblo que les vio nacer y crecer.

Estas personas están agrupadas en el colectivo “Los sin tierra”, integrado en su mayoría por ciudadanos nacidos en el centro minero Atacocha, perteneciente al distrito de Yarusyacán, provincia de Cerro Pasco, región Pasco. Ahora la zona se muestra como una ciudad fantasma, tras haber desaparecido bajo miles de toneladas de relaves mineros y desechos tóxicos.

Historia       ata4

La compañía minera Atacocha se fundó en 1936, alcanzando con los años un nivel de esplendor, para convertirse en el yacimiento más importante del país en cuanto a la explotación de zinc. Más de tres mil trabajadores dejaron todo su esfuerzo a cambio de una vida digna para ellos y sus generaciones venideras.

Sin duda el pueblo de Atacocha, a más de 4,000 m.s.n.m. se convirtió en un lugar ideal para vivir sin limitaciones. Qué más podrían pedir sus moradores, si contaban con un hospital para lograr una atención digna y donde nacieron miles de niños; una iglesia para ejercer su desarrollo espiritual, una amplia escuela donde se impartía buena educación de nivel primario y secundario, un comedor de alto nivel para los trabajadores; cine y demás salas de esparcimiento, un complejo deportivo y un cementerio.

No obstante, del auge y señorío de este pueblo queda sólo el lamento de no encontrar absolutamente nada. Desde hace once años en que quedó desarticulado este centro minero, el panorama es tan lúgubre que en el majestuoso cerro Pumarratanga parecieran brotar lágrimas de dolor e impotencia al observar la inmensa masa gris que cubre lo que otrora fueron sus dominios. Es como si un inmenso alud plomizo hubiese devastado todo lo que encontró a su paso.

Consecuencias  

Hablar de veinte mil personas perjudicadas no es poca cosa. De ahí que es urgente que las autoridades tomen cartas en el asunto. El colectivo “Los sin tierra” lo reclama con justa razón, pues las carencias son agudas. “No tenemos identidad geográfica, estamos cada vez más alejados de la memoria de nuestras costumbres de antaño, ni rememorar festividades costumbristas. ¿Qué podemos transmitir a nuestros hijos?”, reclaman “Los sin tierra”.

Mala decisión

Cuando la compañía minera Atacocha decidió la reubicación total del campamento, prometiendo que ahí se construiría la nueva cancha de relaves, los registros escolares fueron trasladados a la UGEL de Pasco y todas las operaciones fueron autorizadas por las autoridades. No obstante, esta medida sólo fue aceptada por los trabajadores, en su mayoría gente que no ha nacido en Atacocha y proviene de otras regiones del país.

“Las veinte mil personas que estamos frente a este reclamo nunca fuimos informados, ni nos enteramos que desaparecería tan abruptamente lo que forma parte de nuestra propia vida”, manifiestan mortificados los representantes de “Los sin tierra”.

Éxodo obligado

“Producto de esa mala decisión, muchos de los atacochanos fuimos obligados a dejar la sagrada tierra y los gratos recuerdos de la escuela de Ciencias y Humanidades, en busca de un futuro digno para nuestras familias. Hoy muchos de nosotros somos personas de bien, desarrollando actividades en diversos rubros, y manteniendo muy profundamente el orgullo de haber nacido en una tierra tan noble y generosa.

Sin embargo, la nostalgia no es algo que pueda arrancarse tan fácilmente y la tierra que nos vio nacer nos llama a gritos desconsolados. Por ello solicitamos a la Municipalidad Distrital de Yarusyacán y a la compañía minera Atacocha un espacio con comodidades básicas para la visita de ‘Los sin tierra’. El lugar, similar a un club campestre, servirá para que los atacochanos podamos cobijarnos en fechas importantes”, manifiestan los integrantes del colectivo “Los sin tierra”.

Buenos oficios

Los miembros del colectivo “Los sin tierra” han presentado sendos documentos al congresista Roy Ventura Ángel, representante por la región Pasco, así como al alcalde distrital de Yurasyacán, César Aliaga Victorio, solicitando realizar las gestiones pertinentes para la cesión de un espacio de terreno donde se construirá el “Parque Emblemático de la Identidad Atacochana”.

Homenaje y devociónata5

Cientos de atacochanos residentes en Lima se han reunido para rendir homenaje al Señor de los Milagros, pidiéndole que derrame sus bendiciones y guíe sus pasos por un camino de firmeza y prosperidad. Muchos de los asistentes se mostraron bastante emocionados, inclusive derramaron lágrimas al encontrarse con sus paisanos y recordar las vivencias pasadas en la hermosa tierra que los vio nacer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *