VACACIONES Y ¿AHORA QUÉ?

Se acaba el año y no todos los padres de familia están de vacaciones como sus hijos. Como papás, ¿Qué hacer al respecto si no se estará en casa durante todo el día? La especialista en educación y presidenta de la Asociación Educativa Trascendiendo nos da algunas opciones y nos explica cómo afrontar este momento que está a punto de comenzar… VACACIONES Y ¿AHORA QUÉ?

Cada fin de año, llegamos a esta etapa de las vidas de nuestros hijos donde se acaban las tareas, las clases, los estudios… en una palabra entran a vacaciones.
Sí claro, para los chicos, es un tiempo de alegría y libertad; pero para los padres, es un tiempo de… tomar decisiones. Si bien es cierto los padres que trabajan, tendrán el problema de ver ahora con quienes se quedan los hijos y qué actividades deberán realizar para utilizar su tiempo libre. El problema se agrava cuando no tienen ni idea de qué pueden hacer en estos casi dos meses de vacaciones. Aquí les queremos dar algunos tips que les pueden ayudar a pasar las mejores vacaciones de su vida:
  1. En primer lugar, todos los juegos y juguetes que les dieron, no tienen ningún sentido sino son compartidos para unirlos como familia.
  2. Es un buen momento para conocer nuevos lugares. No tienen por qué ser sitios caros o distantes, pueden ser lugares que permitan mayor comunicación y cercanía, por ejemplo zoológico, museos, playa, piscina o complejos turísticos.
  3. Incluyan tardes de diversión haciendo postres o sus comidas favoritas, de fácil preparación.
  4. ¿Qué tal realizar actividades con material reciclado como botellas de plástico, cartones u otros?
  5. Pueden realizar caminatas por el parque más cercano a la casa y si es llevando a la mascota mucho mejor.
  6. Tomar un libro y leer capítulo por capítulo, es también una buena idea. Puede hacer un recuento de lo que allí pasa, recordando frases, lugares o situaciones.
  7. Realizar actividades de pintura con témperas, crayolas o colores es también fácil y ayuda a la creatividad.
  8. Jugar en familia juegos de mesa como monopolio, damas, ajedrez implica esperar turnos, pensar en soluciones o simplemente disfrutar el momento.
  9. Una tarde de karaoke, donde se ponga de manifiesto la alegría, armonía y capacidad musical, nunca falla.
  10. Buscar información en internet sobre países, jugadores de fútbol, lugares turísticos de ciudades conocidas son alternativas que se pueden dejar como encargos o tareas.
En verdad, cuántas cosas sencillas podemos realizar con nuestros hijos que no implican mayor capacidad adquisitiva; pero sí, un valioso tiempo de calidad, de compañerismo, de unidad.
Si además, esto es realizado con los familiares más directos, abuelos, hermanos, sobrinos, mucho mejor aún, pues así pasamos tardes de diversión y aprendemos a conocer cómo responden nuestros hijos al mundo de ganar o perder. Esto es importante, porque nos dan una impresión de cómo podrían reaccionar frente a otras personas, como a los compañeros de la escuela, por ejemplo.
Algo que también es importante, es buscar talleres o lugares donde los niños y jóvenes pueden “disfrutar aprendiendo” y “aprender sin mayor esfuerzo”. Recordemos que no hay nada mejor que pasar un tiempo placentero con los amigos, con niños y jóvenes de la misma edad, con similares intereses y edades.
Es una manera de socializarse y tomar contacto con otras personas para aprender en equipo. Por lo que un taller de deportes, de fútbol, vóley, canto o danzas son una buena sugerencia. Recuerden, padres, que su presencia física es valiosa para formarles en unidad y para rescatar el verdadero sentido de familia. Entonces, en estas vacaciones será bueno planificar el tiempo de nuestros hijos para evitar que estén al frente de la “caja boba” que solo emite programas que deforman su manera de actuar, de pensar y no les forman en valores y principios.
En cuánto nuestros hijos sean pequeños, apoyémosles a que logren la capacidad de actuar en libertad pero con responsabilidad, sin presionarlos pero sin dejar tanto tiempo libre que finalmente terminen haciendo “nada”.
Que estas vacaciones sean realmente productivas, que les permitan desarrollar capacidades de análisis de lo bueno y lo malo, toma de decisiones acertadas, pertinentes y finalmente que disfruten aprendiendo. Aprovecho para desearles una ¡Feliz Navidad! y que este año 2017 sea de prosperidad y bienestar para todos. ¡Bendiciones amigos!

 

Por:
Mag. Bertha Terrazas Duhaut
berthaterrazasd@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *