El puente que encarna la fea desunión

Vecinos se quejan porque han quedado aislados y se ven  obligados a caminar largos tramos por falta de paraderos  en “Bella Unión”

El 28 de julio la Municipalidad de Lima dio por finalizado el período de prueba en el puente Bella Unión y, en medio del reclamo de los vecinos, los vehículos circulan a toda hora por la referida vía. “Lamentamos que la comuna de Lima no haya escuchado nuestros reclamos de habilitar accesos peatonales, rampas y el retiro de los muros amarillos que nos mantiene ´encajonados´”, manifiestan los mortificados vecinos. Ellos esperan que el alcalde, Luis Castañeda Lossio, cumpla con su promesa de instalar un puente peatonal para evitar que caminen hasta el cruce de las avenidas Perú y Universitaria, para pasar al otro lado, además de la colocación de paraderos.
Pierden tiempo

“Nos toma entre 7 y 10 minutos caminar de un paradero a otro. El trayecto es bastante largo, más aún para las personas mayores”, señaló la señora Aurea Torres. “A la hora punta el tráfico en esta zona es insoportable, es una lástima que con esta obra se haya retrocedido”, sostuvo Pamela Valqui.
Erika Iturrino, vecina del jirón Pinar del Río (San Martín de Porres), señala que la obra duró casi cinco años, y que el bloque junto a su casa lo han puesto hace dos años, causando muchas molestias, porque han cortado el acceso para cruzar. Reclama también porque no hay paraderos, debiendo caminar hasta la Av. Lima o subiendo el riel, que es muy lejos y peligroso. “Debemos caminar seis cuadras para tomar un micro e ir a trabajar”, lamenta.
“No hay paraderos establecidos y caminamos bastante. Ya no existe el paradero entre Universitaria y Perú. Los funcionarios municipales dicen que al sacar el paradero se evita la congestión, pero lo que en realidad congestiona es el óvalo que han construido ahí. Considero que está demás ese óvalo, porque los vehículos se tienen que abrir a la derecha y los que vienen quieren doblar en U y ahí se forma el cuello de botella. El problema se genera para los vehículos que vienen del norte. Insisto en que no debió ponerse ahí el óvalo, debió ser todo recto, con tres carriles y establecer bien los paraderos. Me parece que es la opinión de la mayoría de las personas”, manifestó el vecino Javier Iturrino.
“El caos sigue porque la obra no ha sido beneficiosa para los conductores ni los peatones. Los ciudadanos optan por utilizar otro tipo de transporte para llegar a sus destinos”, dijo la vecina Bertha Ocoña.
VIAJERO de Lima Norte realizó un recorrido por la zona, comprobando que los buses, por ahora, paran a recoger pasajeros en cualquier parte de la avenida Universitaria, donde está ubicada la estructura. Además los peatones utilizan la ciclovía como paradero, por falta de este tipo de espacios. Asimismo, por la carencia de cruces peatonales, niños, jóvenes y adultos se las ingenian para cruzar, ya sea saltando o agachados. Las personas que sufren de alguna discapacidad son quienes más padecen al transitar por esta obra.
Lo cierto es que el desorden y la informalidad no desaparecen en el entorno del recientemente inaugurado puente, que une el distrito de San Martín de Porres y el Cercado de Lima. Los autos y mototaxis colectivos continúan operando en los cruces de la avenida Universitaria, mientras que buses y combis utilizan la berma central para trasladarse de un lado a otro.
Alto costo

El gerente de Promoción de Inversión Privada de la Municipalidad Metropolitana de Lima, Jaime Villafuerte, reveló que la construcción de esta infraestructura demandó una inversión de 18 millones de dólares, sin incluir IGV. Añadió que la empresa Graña y Montero ha construido la infraestructura y desarrollado la ingeniería, por eso sabe cuánto cuesta.
Sin embargo, de acuerdo la adenda N° 2 del contrato de concesión del proyecto Línea Amarilla, el Puente Bella Unión y el viaducto de la Av. Morales Duárez tienen costo de más de US$ 41 millones. Pero frente a este monto existe otro aprobado con código SNIP 287856 que estaba presupuestado en 2014 en casi S/59 millones.
Cabe indicar que, a raíz de las quejas de los vecinos, la autoridad municipal realizó algunas modificaciones, las mismas que no revirtieron el riesgo que representa transitar por la zona y los peatones siguen arriesgando sus vidas.

Serias deficiencias

La denominada ‘marcha blanca’ en doble horario, puso en evidencia las serias deficiencias del nuevo puente “Bella Unión” y desde ese momento la Defensoría del Pueblo identificó la falta señalización y de paraderos en la zona, además de la inadecuada habilitación de un crucero peatonal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *