Apuntes del “zancudo”

La importancia de los semilleros

Se puede decir que oficialmente me inicié en las categorías menores de Sporting Cristal, aunque ya antes había jugado en CEDE, que era una escuela de fútbol experimental, donde habían chicos excepcionales y con buena formación. Participamos en los campeonatos de Ultima Hora y La Prensa. Allí destacamos, junto a mi hermano Pedro y otros chicos. Luego nos vio Alberto Gallardo y nos llevó a La Florida.
La infraestructura me llamó la atención y a todos nos motivó. Me asombré mucho, fue creciendo mi admiración y empecé a querer al equipo; me propuse sobresalir para seguir avanzando en la carrera. Una mención especial merece el profesor Oscar Salas (+) a quien estamos muy agradecidos, por sus inolvidables enseñanzas.

Entrenador
Antes de salir al extranjero fui campeón con Cristal dos veces. Y mientras aún era jugador, he terminado mi carrera de entrenador. Hice una parte de mis estudios en USA, cuando jugaba en Dallas Burn y aquí completé los cuatro años que te exigen para ser entrenador. Hice mis pininos en menores, tuve escuelas de fútbol y poco a poco fui dando los pasos que correspondían hasta convertirme en un entrenador de fútbol.
Siempre está la posibilidad de volcar mis conocimientos en las divisiones menores de Cristal y aspiro a eso, pero son muchos los que queremos y los cupos no son tantos. Hay que tener paciencia y en paralelo desarrollar otras capacidades que te permitan estar a la vanguardia en cuanto a las novedades que se presenten en el fútbol.

El mundial
No trabajar adecuadamente en menores no es la única razón por la que no vamos al mundial. Lamentablemente el fútbol peruano está rezagado porque la corrupción no permite que el fútbol avance. Y contrario a ello vemos instituciones serias como la USMP, que quiere hacer bien las cosas, y lamentablemente cuando uno es así, lo apartan del sistema por ello ese club estuvo a punto de abandonar el fútbol profesional.

Golazo
El Club Deportivo Cultural “El Golazo” nace de una relación amical entre Jhony Pardavé y mi persona. El me ubicó en algún momento, me propuso ayudar a la escuela con mi imagen y poco a poco me fui involucrando más, porque vi en Jhony a una persona que se necesita en el fútbol, que invierte en la juventud desinteresadamente; no he visto que él tenga un afán de retribución por lo que hace por los chicos. Siempre está dando, por ello lo felicito y ojala haya más gente que se sume a lo que él hace. Mi deseo es también ayudar de manera más concreta para que GOLAZO tenga el peso necesario para que pueda avanzar. Jhony Pardavé está pagando el ser nuevo en este tema, porque a veces no se ve todo el trabajo que uno quisiera. De mi parte, seguiré aportando y haciendo que otros compañeros míos aporten con su imagen para la escuela GOLAZO.

 

(*) Ex futbolista.
Entrenador de fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *