UN MUNDIAL SIN GUERRERO

Como un baldazo de agua fría me cayó la noticia a las 6 y 50 de la mañana del feriado 8 de diciembre. El día en que los católicos recordamos la Inmaculada Concepción, el día en que hace 30 años desaparecieron los potrillos de Alianza Lima en el fatídico vuelo del Fokker F-27, ese día imaginé a nuestra selección peruana cantando el himno nacional en Rusia 2018 sin Paolo Guerrero; la FIFA acababa de imponer un año de suspensión al capitán que con sus goles nos devolvió a un Mundial de Futbol después de 36 años. Una sanción que ningún peruano esperaba.

La escueta nota informativa de la FIFA da cuenta que al haber dado positivo por una sustancia prohibida, el futbolista ha contravenido el art. 6 del Reglamento Antidopaje de la FIFA y, en consecuencia, el art. 63 del Código Disciplinario de la FIFA.

La suspensión

El período de vigencia de la suspensión comienza el 3 de noviembre de 2017, fecha en la que el jugador fue suspendido de manera provisional por el presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA.
El artículo 6 del Reglamento Antidopaje de la FIFA, dice a la letra:
Presencia de una sustancia prohibida o de sus metabolitos o marcadores en la muestra de un jugador
1. Todo jugador tiene el deber personal de asegurarse de que ninguna sustancia prohibida entra en su cuerpo. Los jugadores son responsables de toda sustancia prohibida, o sus metabolitos o marcadores, que esté presente en las muestras obtenidas de su cuerpo. Por tanto, no es necesario demostrar intención, falta, negligencia o conocimiento en el uso por parte del jugador para establecer una infracción de las normas antidopaje de acuerdo con el artículo 6.
Durante la suspensión impuesta, el jugador sancionado no podrá participar en ninguna competición o actividad autorizada u organizada por la FIFA o una asociación, club o cualquier otra organización miembro de una asociación, ni en competiciones autorizadas u organizadas por una liga profesional u organizador de competiciones nacionales o internacionales. Los jugadores u otras personas a las que se les imponga un período de suspensión seguirán siendo objeto de controles.

5a256ae8f065a

Regreso a los entrenamientos

Un jugador podrá regresar al entrenamiento con un equipo o al uso de las instalaciones de un club u otra organización miembro de la asociación miembro de la FIFA durante: (1) los últimos dos meses del período de suspensión del jugador, o (2) el último cuarto del período de suspensión impuesto, si este fuera inferior a dos meses.
Así las cosas, los abogados de Paolo Guerrero Gonzáles, apelarán la sanción y la FIFA tendrá 30 días para resolver en última instancia si decide anular, rebajar o ratificar el fallo que establece un año de suspensión para el “depredador”, el 9 de nuestra selección que a base de su buen futbol, garra y potencia supo anotar los goles necesarios para llevarnos a Rusia 2018. Una última esperanza nos queda como una luz al final del túnel. Habrá que esperar.

1509467703_612994_1509467778_noticia_normal

Por: Tito Alvites Fretel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *