La inseguridad ciudadana, el problema más difícil de resolver

Por: Nicolás Sampen Graos.-

La delincuencia ha llegado al punto de convertir en víctimas a los ciudadanos
peruanos, inclusive en lugares donde antes éstos se sentían protegidos,
aumentando seriamente la percepción de inseguridad ciudadana. Por ejemplo, en
los tres primeros meses de este año, los pasajeros de un bus de El Metropolitano,
los usuarios de una estación del Metro de Lima y los clientes de una agencia
bancaria, vivieron esta realidad en carne propia, cuando dichas instalaciones
fueron tomadas por asaltantes armados.
De acuerdo al Barómetro de las Américas 2017, que es una investigación basada
en encuestas a ciudadanos en Latinoamérica, a cargo del Proyecto de Opinión
Pública de América Latina (LAPOP, por sus siglas en inglés), el Perú es el segundo
país con las cifras más altas de inseguridad, después de Venezuela. Este índice se
incrementa debido a que en el país se registran más delitos, como el hurto de
celulares o carteras, seguidos de los robos con armas. Para los encuestados
peruanos, la delincuencia continúa siendo el principal problema, seguida de
la corrupción. Asimismo, 33% de ellos respondió que sufrió algún tipo de acto
delictivo (hurto, robo, extorsión) en los últimos 12 meses; mientras que 40,5% de
venezolanos afirmó lo mismo. Esta situación negativa es una tendencia que se
repite.
Según César Bazán, especialista del Instituto de Defensa Legal (IDL), cuando se
registran más hurtos, se debe evaluar el número de policías, de habitantes y las
características del distrito. Y añade que el día a día apunta a los delitos contra el
patrimonio, es decir, los que causan mayor temor.

¿Y cómo se encuentra la seguridad ciudadana en el distrito de Los Olivos?
-De acuerdo a lo declarado a una revista local por el gerente de Seguridad
Ciudadana de Los Olivos, Luis Pacheco Maraví, este distrito se encuentra entre
los de mayor incidencia delictiva en la capital. El funcionario admite que el
personal de Serenazgo no se da abasto para enfrentar el problema de la
inseguridad, a pesar de que se realizan a diario unas 700 intervenciones.
El aspecto logístico es también un problema por resolver, pues actualmente la
gestión municipal cuenta sólo con 42 unidades vehiculares (camionetas y autos),
65 motocicletas y seis bicicletas, sumados al personal de a pie y a la policía
canina. No obstante, Pacheco no precisó cuántos vehículos están operativos. Si
bien es cierto el gerente de Seguridad Ciudadana de Los Olivos asegura que la
municipalidad ha recibido 120 cámaras de vigilancia con tecnología HD, éstas no
cubrirán la totalidad de los sectores vulnerables del distrito.
Lamentablemente las noticias que leemos en los diarios le otorgan a Los Olivos un
peligroso protagonismo en las páginas policiales. Asaltos, homicidios, violaciones
y feminicidios son cosa de todos los días. Urge trabajar coordinadamente y en
bloque con las municipalidades del ámbito de Lima Norte, a través del Serenazgo
Integrado. Involucrarse en la seguridad ciudadana no sólo precisa potenciar
acciones entre el municipio y la Policía Nacional, se requiere también la
participación ciudadana a través de las juntas vecinales, pero sobre todo, un
alcalde que tenga como prioridad establecer el principio de autoridad en nuestro
querido distrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *