Día Mundial de los Océanos: amenazas y estrategias científicas para salvarlos

Hace diez años, la Asamblea General de la ONU proclamó el 8 de junio como el Día Mundial de los Océanos para reconocer su importancia en la salud del planeta. Los océanos generan la mayor parte del oxígeno que respiramos, absorben una gran cantidad de emisiones de carbono, regulan el clima y alimentan a la población mundial.

Sin embargo, según los últimos informes de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES), de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el 66% de los océanos se encuentra deteriorado y solo el 3% de toda su superficie en el mundo está libre de la mano del hombre.

Estos son algunos de los datos más alarmantes: 8 millones de toneladas métricas de desechos plásticos ingresan al océano cada año; un tercio de las especies de mamíferos marinos se encuentran amenazadas, En Peligro o en Peligro Crítico de extinción; y hasta 8 millones 600 mil toneladas de recursos marinos son pescados ilegalmente cada año. El problema crece mucho más si consideramos, además, que el 33% de las poblaciones de peces en el mar se capturan a niveles insostenibles, que el 60% se pesca al máximo de su capacidad y que aunque la caza de ballenas está prohibida, estas especies siguen muriendo producto de la colisión con barcos y de quedar enredadas en las redes de pesca.

A este panorama poco alentador hay que sumarle también los efectos del cambio climático. La acidificación del mar ha aumentado considerablemente, en los últimos años, generando un impacto significativo en importantes hábitats para la biodiversidad marina

En el Día Mundial de los Océanos, Mongabay Latam revisa algunas de las principales amenazas para los ecosistemas marinos y los avances de la ciencia en su intento por salvarlos.

Lee más | Ivonne Montes: la explicación de cómo el movimiento de los océanos sustenta la vida en el mar

Un mar de plásticos
Entre 300 y 400 millones de toneladas de metales pesados, solventes, lodos tóxicos y otros desechos de instalaciones industriales se vierten anualmente en las aguas del mundo, señala el informe de IPBES. Como resultado de todo esto, hoy los científicos hablan de la existencia de más de 400 zonas oceánicas muertas que suman alrededor de 245 000 kilómetros cuadrados, una superficie un poco mayor a la extensión de Nicaragua y Honduras juntos.

Desde hace décadas, además, que los océanos se han convertido en el gran vertedero de la basura plástica producida en la tierra.

Existen estudios, asegura Jenna Jambeck, profesora de Ingeniería Ambiental de la Universidad de Georgia en EEUU, que indican que 8 millones de toneladas de plástico acaban cada año en el océano, lo que quiere decir que cada minuto un camión repleto de basura se vierte en el mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *