La educación y seguridad vial, asignaturas pendientes en Perú

El altísimo número de muertos y heridos debido a accidentes de tránsito constituye un grave problema aún sin resolver en el Perú, es la constante del día a día. Estadísticas en seguridad vial revelan que la imprudencia del peatón es la cuarta causa más frecuente de accidentes vehiculares en Perú.  

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos permiten hacernos una idea más amplia de la importancia de la seguridad vial en todo el mundo. De acuerdo con las estimaciones globales de las muertes por incidentes viales, en 2013 perdieron la vida más de 270.000 peatones, lo que representa casi un quinto del total de fallecimientos. En Estados Unidos, por ejemplo, entre 2009 y 2016 el número de peatones fallecidos aumentó en un 46%, según el Insurance Institute for Highway Safety. Este incremento se achaca a la expansión de vías rápidas arteriales en zonas urbanas y suburbanas.

En el marco de la semana de Educación y Seguridad Vial, el congresista Roy Ventura Angel señala que la seguridad Vial es un tema de educación, “de respetarnos unos a los otros, y aunque estamos de a poco mejorando, no es un tema que cumplir de la noche a la mañana, lleva un tiempo y desde donde estemos tenemos que apoyar a que la seguridad vial sea una política de Estado”.

Asegura Ventura Angel que una de las herramientas para alcanzar la seguridad vial es asumir la responsabilidad, “respetarnos los unos a los otros, que los valores estén antes de los intereses económicos”, dice.

Una tarea titánica pero no imposible. En otros países ha dado excelentes resultados el uso de campañas sistemáticas y sostenidas de comunicación social, que han demostrado ser una máquina poderosa de conducción y que han hecho posible modificar decisivamente aspectos sociales o políticos de una nación. El uso de la propaganda gubernamental para alcanzar este objetivo daría mayor aprobación ciudadana que intentar convencernos que el Perú avanza con sólo mencionar el número de kilómetros de carreteras asfaltadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *