María Antonieta Alva y su trabajo para reducir la brecha de género en educación en la India

La educación es una herramienta efectiva para combatir la pobreza. Una persona bien educada es un trabajador productivo que recibe un salario más alto (…) una persona bien educada es un mejor vecino, un mejor ciudadano y un mejor padre”, escribió en junio del 2013 la mujer que seis años después se convirtió en la ministra de Economía más joven de la historia del Perú, María Antonieta Alva Luperdi.

El texto forma parte de la introducción a la investigación que realizó en la India con una organización dedicada a mejorar la calidad de la educación en dicho país ( Fundación Pratham). La pasantía la realizó con ayuda del Programa de Mujeres y Políticas Públicas de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. Alva emprendió viaje a Nueva Delhi con el propósito de encontrar la manera de aumentar el acceso de las niñas a la educación post primaria.

El proyecto en el que participaré tiene el objetivo de, mediante análisis cuantitativos y cualitativos y visitas de campo, identificar intervenciones efectivas para abordar la brecha de género en el acceso a las oportunidades educativas posteriores a la primaria para las niñas”, anunció la estudiante de postgrado, quien tenía en la época 28 años.

María Antonieta Alva hizo su pasantía en la India entre junio y agosto del 2013. (Foto: Blog New Delhi, New Deals)
María Antonieta Alva hizo su pasantía en la India entre junio y agosto del 2013. (Foto: Blog New Delhi, New Deals)

Razones de la brecha de género

Como parte de su estudio, halló una serie de factores que originan que muchas niñas mayores de 14 años abandonen la educación secundaria, sobre todo en la India rural, donde más del 15% de menores de entre 15 y 16 años no van a la escuela. Uno de esos factores —aseguró María Antonieta— es la denominada ‘preferencia del hijo’, por la cual los padres invierten poco en salud, nutrición y educación de las niñas.

Otra de las causas es el hecho de que algunas madres trabajadoras encargan las tareas domésticas a las hijas, quienes tienen que asumir el rol de ‘hermano mayor’. “Mientras la madre no está en casa, cuidan de sus hermanos pequeños y de las tareas domésticas”, precisa.

Sin embargo, una de las razones más impactantes que descubrió María Antonieta Alva la encontró en una escuela del estado de Rayastán, y está relacionado a la percepción del maestro sobre sus alumnos: una maestra les dijo a sus estudiantes que “las niñas eran basura” y que “es malo que las niñas sean francas cuando crecen”.

Estas expresiones reflejan que la brecha de género es un problema complejo y sus raíces están en las normas y creencias sociales”, subrayó.

María Antonieta Alva hizo trabajo de campo en una escuela del estado de Rayastán. (Foto: Blog New Delhi, New Deals)
María Antonieta Alva hizo trabajo de campo en una escuela del estado de Rayastán. (Foto: Blog New Delhi, New Deals)

María Antonieta Alva señala también que la educación comienza antes de que un niño se matricule en la escuela; ya que muchos de los prejuicios contra el desarrollo profesional de las mujeres se generan en el hogar. “La evidencia muestra, por ejemplo, que mejorar el empoderamiento de las mujeres en el hogar aumenta los resultados de aprendizaje para las niñas”, indica..

Finalmente, concluye que los efectos del matrimonio arreglado (arraigada de la cultura hindú) en los resultados educativos están bien documentados y comprender esta dinámica “es una piedra angular de cualquier estrategia que tenga como objetivo reducir la brecha de género” en este país.

De acuerdo con la reseña del Programa de Mujeres y Políticas Públicas, el trabajo de María Antonieta “generó nueva evidencia sobre la brecha de género en el acceso a la educación en la India. Esta evidencia ayudó a desarrollar mejor las políticas y la planificación en la India, y proporcionó insumos para el diseño de programas efectivos”.

'Toni', como le dicen sus amigos, se graduó el 2014 de la Escuela de Gobierno de Harvard. (Foto: Archivo personal)
‘Toni’, como le dicen sus amigos, se graduó el 2014 de la Escuela de Gobierno de Harvard. (Foto: Archivo personal)

Un año después de esta experiencia, y tras concluir su maestría en Harvard, Alva Luperdi volvió al Perú a trabajar en el Ministerio de Educación como Coordinadora de Herramientas de Gestión por Resultados. Durante los siguientes tres años continuó su carrera en diversos puestos de dicha institución, hasta el 2017 cuando ingresó al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) como titular de la Dirección General de Presupuesto Público.

María Antonieta Alva tras jurar como ministra de Economía y Finanzas junto al presidente Martín Vizcarra. (Foto: Rolly Reyna / GEC)
María Antonieta Alva tras jurar como ministra de Economía y Finanzas junto al presidente Martín Vizcarra. (Foto: Rolly Reyna / GEC)

La ministra

María Antonieta Alva Luperdi juró el jueves como nueva ministra de Economía y Finanzas de Perú en reemplazo de Carlos Oliva. La flamante ministra, con más de 10 años de experiencia en el sector público, es hija del rector de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), Jorge Alva Hurtado, quien fue profesor del presidente de Perú, Martín Vizcarra.

Sus allegados sostienen que la gestión pública siempre fue uno de los intereses y de acuerdo con sus ex compañeros de trabajo, su labor fue siempre eficiente. «María Antonieta es la persona más apasionada que conozco por la solución de los problemas públicos (…) a donde va moderniza la gestión”, declaró a El Comercio el ex secretario de Planificación Estratégica del Ministerio de Educación, Jorge Mesinas, que trabajó junto a la ministra cuando era jefa de esa oficina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *